¿CUÁL ES LA MEJOR FORMA DE INICIAR EL PROCESO DE GERMINACIÓN?

La germinación empieza cuando la semilla se abre, y sale de la cáscara su pequeña raíz lista para arraigar en el suelo, esta primera fase en la naturaleza se produce en primavera cuando la tierra se moja bajo las últimas lluvias y las temperaturas empiezan a subir. Existen diferentes técnicas para iniciar el proceso de germinación en casa, pero siempre serán necesarias el agua, la oscuridad y la temperatura correcta. La vida en el interior de la semilla se despierta mejor y más rápidamente con una temperatura comprendida entre los 20 y los 22 grados, la temperatura del agua con la que la semilla entrará en contacto se alineará con la del ambiente circundante, por lo que será muy importante mantenerla bajo control. También la oscuridad es importante, impulsa la semilla a abrirse más rápidamente para buscar la luz, fundamental para las fases de desarrollo sucesivas (lo mismo que sucede cuando germina bajo tierra).

Diseño sin título 7 1 1024x512 - Germinación de las semillas

El contacto con el agua es el primer paso fundamental y se puede realizar de varias maneras, una de las técnicas más rápidas y eficaces es poner la semilla en un vaso o cubeta con agua a temperatura ambiente y guardarlo por 24 horas en un lugar oscuro y con una temperatura entre los 20 y los 22 grados, por ejemplo, en un armario o en un cajón situado dentro de una habitación climatizada. Hay otras personas que prefieren colocar las semillas en una superficie absorbente mantenida húmeda (como algodón o papel de cocina), colocada dentro de un contenedor de plástico cubierto, puesto en la oscuridad y siempre con una temperatura entre los 20 y los 22 grados, pero ojo ¡Las semillas no siempre se abren en 24 horas! En este caso, si se utiliza la técnica del vaso, es recomendable pasar de todos modos a la siguiente fase con el sustrato, alternativamente se puede cambiar completamente el agua en la que están sumergidas las semillas y volver a tratar durante otras 24 horas. Si se utiliza la técnica de la superficie absorbente es suficiente preocuparse de mantener la superficie bien húmeda, pero nunca ahogada en el agua (por ejemplo, con la ayuda de un rociador o un atomizador) incluso más allá de las 24 horas, hasta que la semilla no se abra. Esta es la razón por la cual muchos prefieren esta técnica, aunque sea un poco más lenta.

¿QUÉ HACER CUANDO LA SEMILLA SE ABRE Y SALE LA RAIZ? ¿CUÁL ES EL MEJOR SUSTRATO PARA LA GERMINACIÓN?

Diseño sin título 4 1 455x1024 - Germinación de las semillas

La primera cosa que se puede ver cuando la semilla se abre es la pequeña raíz (llamada radícula) que comienza a salir buscando una superficie a la cual agarrarse para comenzar su crecimiento, esta superficie también deberá nutrirla permitiéndole así hacer nacer una planta sana ¡Ha llegado el momento de poner nuestras semillas recién eclosionadas en su primer sustrato! ¿Qué sustrato elegir? Hay muchas alternativas, se puede utilizar un sustrato neutro (estéril y sin ningún nutriente) como jiffy de coco o cubitos de lana de roca, o se puede utilizar tierra arenosa y no demasiado fertilizada puesta dentro de un semillero o de pequeños vasos de plástico (por ejemplo, los de café o los tarros de yogur). Todas estas alternativas pueden ir bien, sólo se trata de entender con el tiempo cuál de estas nos gusta más o nos sale mejor. Lo importante es poner la semilla correctamente, hacer un pequeño agujero en el sustrato bien húmedo (pero no empapado) entre 3 y 6 milímetros, tomar la semilla con cuidado y delicadeza (aún mejor con pinzas como las de las cejas) y ponerla en el agujero posiblemente con la raíz hacia abajo (en el caso sea claramente visible la raíz y por lo tanto su dirección de salida), la cáscara de la semilla debe permanecer poco debajo de la superficie y apenas cubierta. Es muy importante que el nivel de humedad permanezca alto y la temperatura constante (20/25 grados), por lo que es recomendable poner los jiffy o la lana de roca en un semillero con tapa o en un ambiente pequeño y cerrado (como decíamos antes un cajón o un armario están muy bien). Hasta que la plantita no empieza a levantarse del suelo no es necesaria la luz directa, al revés un ambiente más oscuro la animará a subir para buscar la luz, pero es imprescindible que en cuanto salga del sustrato empiece inmediatamente a recibirla.

¿LA SEMILLA YA NECESITA FERTILIZANTES? ¿CÓMO PUEDO AYUDAR A LA PLANTA A NACER MÁS RÁPIDA?

Diseño sin título 8 1 683x1024 - Germinación de las semillas

La planta inicialmente no necesita muchos nutrientes, sólo hay que nebulizar agua limpia manteniendo el sustrato siempre bien húmedo, pero sin crear acumulación en el fondo del contenedor dentro del cual se encuentra. La ayuda que se puede dar a la primera raíz es tratar de dar vida al sustrato en el que comenzará a desarrollarse. La presencia en el suelo de microorganismos y bacterias que poco a poco lo colonizan facilita la nutrición de los vegetales y ayuda al desarrollo de las raíces. En los Estados Unidos, Ulrich Mueller, de la Universidad de Texas, y Joel Sachs, de la Universidad de California, han publicado un estudio sobre la selección de microorganismos. Los investigadores tomaron plantas genéticamente idénticas a las que les dieron la misma cantidad de nutrientes y luz. Algunas plantas han obtenido mejores resultados que se deben precisamente a la presencia de microorganismos útiles en el suelo. Basándose en estos resultados sabemos que un producto como RIZOCLÓN de Cannaboom facilita la fase de enraizamiento y desarrollo inicial de la planta, se trata de una combinación natural (sin hormonas) que no sólo contiene bacterias y microorganismos sino también aminoácidos, otros elementos muy importantes para la planta ¡Utilizarlo es fácil! Antes de poner las semillas en el sustrato, solo hará falta añadir 0,2ml de RIZOCLÓN a un litro de agua y sumergir los jiffy o cubos de lana de roca hasta que estén bien húmedos. Luego poner las semillas como explicado anteriormente y nuestra pequeña planta recién nacida estará lista para desarrollar una mejor y mayor masa de raíces.

Diseño sin título 28 1024x281 - Germinación de las semillas

¿QUÉ TIPO DE LUZ UTILIZAR PARA LA GERMINACIÓN? ¿A QUÉ DISTANCIA SE DEBE PONER DE LOS BROTES?

Diseño sin título 9 2 - Germinación de las semillas

Cuando la cáscara de la semilla (probablemente aún unida a la raíz) comienza a levantarse del sustrato, la pequeña plántula tendrá inmediata necesidad de luz. Si se cultiva en el interior el ideal es la luz de neón, pequeños tubos de 20 o 30 vatios pueden iluminar decenas de plantitas, en este caso es útil acercar los neones en una distancia de pocos centímetros de los brotes, ya que se trata de una luz poco penetrante y caliente. Si pusiéramos la luz demasiado lejana de los brotes estos se alargarían desmesuradamente para buscarla, además el poco calor emanado del neón podría no ser suficiente. Alternativamente se pueden utilizar directamente las mismas luces utilizaremos para el cultivo (hps, mh, lec, led, etc…) en este caso es muy importante recordar colocarlas a una distancia adecuada, ya que el calor y la luz emitidas son muy fuertes con respecto a las luz de neón y podrían quemar los brotes, por ejemplo una hps 600 debe ser colocada a por lo menos 80 cm de nuestras plantitas. Si se cultiva en exterior se pueden mantener las plantas en un semillero, es importante que la temperatura permanezca bastante constante, entre los 20 y los 25 grados y nunca inferior a los 15 o superior a los 30. Por lo tanto, es recomendable colocarlo en un punto iluminado, pero no demasiado caliente y posiblemente tapado con una tapa transparente (con agujeros de ventilación) que también ayudará a mantener la humedad.

HAN SALIDO LAS DOS PRIMERAS HOJAS ¿QUÈ HACER AHORA?

Cuando la cáscara de la semilla se abre por completo y cae, por fin pueden verse las dos primeras hojas (cotiledones) que lentamente se abrirán para poder comenzar a absorber la preciosa luz. Los cotiledones en pocas horas asumirán un hermoso color verde gracias también a la ayuda de los microorganismos presentes en el RIZOCLON previamente agregado en el sustrato ¡Muy pronto será el momento del trasplante en maceta! En el próximo artículo nos ocuparemos precisamente de esto y hablaremos también de la importancia de los enraizantes durante las primeras fases de desarrollo de la planta.

Te recuerdo que para cualquier duda o pregunta puedes interactuar con nosotros dejando un comentario aquí abajo o poniéndote en contacto a través del formulario de este mismo sitio web, no olvides también seguirnos en las redes sociales en las cuales podrás estar siempre al día sobre todas las novedades.

Y recuerda: con la poción del Brujo ¡Cosechas de lujo!

Compartir

Dejar comentario

Tu email no será publicado. Todos los campos marcados con * son obligatorios

Arriba!